Lunas de azar

La casualidad se hizo un hueco en el mercado
la lluvia de golpe vació la plaza y entró la soledad
sólo quedaste tú, bella y quieta como un árbol
con una maleta llena de esqueletos y la ausencia del mar
y a esas horas la riqueza suele estar
en cosas que con solo mirar
mi alma, ya son nuestras

Vente, quédate conmigo, piénsalo mañana
que hay lunas de azar brillando para los dos
llévame a algún rinconcito
que hoy el universo entero está en tu cama
y hay lunas de azar brillando para los dos
sólo para los dos

Mi reloj se congeló y siguió así algunos días
hasta que escapaste y misteriosamente volvió a funcionar
en la plaza me encontré, empapado entre tus ruinas
embrujos que pasan si juntas la lluvia con la soledad
y a esas horas la riqueza suele estar
en cosas que con sólo desear, mi alma
ya son nuestras.